Su caso no es el único